Niños agfanos en un campamento de refugiados en Kabul, en una imagen de archivo. EFE/EPA/STRINGER

Afganistán está al borde del colapso sanitario y financiero tras el corte del flujo de la ayuda internacional con la llegada de los talibanes al poder.

Mientras la cercanía del invierno extremo no hace más que disparar las alarmas.

La celebración este martes en Italia de un G20 extraordinario sobre Afganistán parece ser una de las últimas oportunidades para que la comunidad internacional reactive ya la asistencia humanitaria a un país donde la mitad de su población depende de esa ayuda.

Peron insistió: “Necesitamos brindar asistencia humanitaria antes de que sea demasiado tarde”.

Para ampliar esta noticia: Click aquí