El presidente de Guinea-Conakri, Alpha Condé, derrocado este domingo por militares en un golpe de Estado, llegó al poder en 2010 tras casi dos décadas de lucha por el sillón presidencial y el establecimiento de la democracia en su país.

Para Condé, aspirante presidencial desde 1993 y rival histórico de los exmandatarios Sékou Touré y Lansana Conté, lograr el poder fue tan complicado que nunca quiso perderlo, a pesar de que su última candidatura, para los comicios de octubre de 2020, ocasionó protestas que dejaron decenas de muertos en menos de un año.

“Esta elección no es solamente una elección, es como si estuviéramos en guerra”, dijo entonces el mandatario, de 83 años, en unas polémicas declaraciones durante un mitin de campaña electoral.

Procedente de una familia acomodada, Condé se marchó a los 15 años a París para cursar sus estudios.

Para ampliar esta noticia: Click aquí