Los empleadores en Estados Unidos usan la deportación como represalia para retener a los trabajadores y pagarles mal.

Washington.-El Gobierno de Estados Unidos anunció ayer que no habrá más redadas en lugares de trabajo en busca de inmigrantes indocumentados y se centrará más en los empleadores y en el respeto de las leyes laborales para evitar la “explotación” de los migrantes.

“No toleraremos que los empleadores inescrupulosos que explotan a los trabajadores no autorizados conduzcan actividades ilegales o impongan condiciones de trabajo insalubres o peligrosas”, indicó en un comunicado el titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Alejandro Mayorkas.

Un memorando de Mayorkas estableció el fin de las redadas masivas en los sitios de trabajo indicando que, durante el Gobierno del expresidente Donald Trump, “esas operaciones resultaron en el arresto simultáneo de cientos de trabajadores”.

A comienzos de 2020, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) llegó a tener un promedio diario de 40,000 personas detenidas y actualmente tiene poco más de 21,800 bajo su custodia en diferentes centros de detención en todo el país.

Las detenciones, que durante el Gobierno de Trump incluyeron redadas en sitios de trabajo, bajaron de 6,000 en diciembre pasado a 3,600 en agosto, según los datos del ICE.

En julio pasado, el Caucus Hispano en el Congreso afirmó en un comunicado que “el vilipendio de las comunidades inmigrantes ha incrementado la vigilancia y los arrestos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), a menudo en colaboración con las policías locales”.

Para ampliar esta noticia: Click aquí