El presidente Luis Abinader desarrolla un modelo de agenda en su gobierno, con tintes similares a los que implantaron mandatarios dominicanos que fueron seducidos por la reelección presidencial en más de medio siglo de democracia. 

Al igual que la mayoría de esos presidentes, Abinader paró en seco el 14 de abril, por dos años, los pronunciamientos sobre la reelección presidencial en el oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM), donde los estatutos la prohíben, pero no así la Constitución. 

No obstante, el histrionismo de su figura se ha dimensionado en la actual coyuntura.   “Llegará su momento de nosotros evaluar esa posibilidad… Ahora mismo, como está esta pandemia, la situación como está, hablar de política, no de reelección, sino hablar de política, es un desatino”, ha evadido el presidente Abinader cada vez que le han cuestionado en diferentes escenarios.

Para ampliar esta noticia: Click aquí