Tradicionalmente, las importaciones de rubros agrícolas en República Dominicana han tenido su origen en un desabastecimiento coyuntural y posteriormente en cumplimiento con los contingentes arancelarios contemplados en el Acuerdo GATT ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y los acuerdos de libre comercio rubricados por el país a partir de los años 90, como el DR-Cafta.

Sin embargo, otra inferencia del crecimiento de las importaciones de bienes del agro, independientemente del impacto del cambio de clima y fenómenos atmosféricos, y la pérdida de poder adquisitivo y el empleo, también incide la recuperación económica, lo que contribuye a impulsar el suministro de alimentos.

Cifras del Banco Central indican un aumento de las importaciones no petroleras del país en más de un 63% en junio y en 31% en los primeros seis meses de este año, entre las que se encuentran los bienes alimenticios, aunque no se pudo determinar en detalles las entradas específicas.

Para ampliar esta noticia: Click aquí